Clemente García: “Nos negábamos a la anulación del espíritu crítico”

Posted by

 En 1990  hubo en nuestro país 386 objetores de conciencia y 2.450 insumisos, de los cuales 130 fueron detenidos. Clemente García Dominguez fue uno de ellos. 

En los años 90 todavía era de obligado cumplimiento el servicio militar  en España. Todo aquel que no quisiera hacer la mili era declarado insumiso. En 1990  hubo en nuestro país 386 objetores de conciencia y 2.450 insumisos, de los cuales 130 fueron detenidos. Clemente García Dominguez fue uno de ellos.

Clemente estuvo trabajando en el movimiento de objeción de conciencia que diseñó la estrategia de insumisión, algo que se hizo de manera colectiva porque entendían que los ejércitos no habían colaborado en la solución de conflictos a lo largo de la historia. Y personalmente se negaban que de manera legal el estado les “secuestrara”  durante un año empuñando un arma.  A partir de entonces se declaró insumiso y objetor de conciencia.

Su postura era pública y de trabajo social, buscando una sociedad diferente en la que el militarismo fuera desapareciendo de su entorno.  Por eso cuando se llamaba a un mozo a filas, hacía pública su negativa a cumplir la mili y a su lado otras cuatro personas se auto inculpaban. A partir de ahí las autoridades podían detenerte por negarte a cumplir el servicio militar. “El 3 por ciento de los insumisos fueron encarcelados, es decir, fue una represión selectiva con el fin de asustarnos y evitar que el movimiento de insumisión se extendiera”.

“A mi me juzgó un consejo de guerra para la estrategia de insumisión en 1991, pero antes estuve en prisión preventiva por ser un peligro social. La coordinación del movimiento de insumisión era excelente, y sin redes sociales, por eso la repercusión de ese consejo de guerra tuvo una respuesta muy amplia a nivel nacional. Fui condenado a 16 meses de prisión, de ahí que los meses que me quedaban los pasara en la cárcel de Salamanca, actual Da2”.

A pesar de todo, Clemente recuerda gratamente los meses en prisión. El apoyo social que sentía por parte de la ciudad era muy intenso. Recibía cartas de apoyo a diario y eso le hacía sentir a gusto y no como un preso más. Asegura que incluso dentro de prisión seguían cuestionando el sistema. Hicieron un estudio del reglamento penitenciario llegando a la conclusión de que estaban incumpliendo la ley porque  estaban aislados sin ningún motivo. Elaboraron una estrategia que cuestionaba la ley penitenciaria que incumplía de manera sistemática la legalidad y caía en continuas contradicciones.

El día que se eliminó el servicio militar fue muy importante, afirma Clemente, pero lo más bonito es que la sociedad lo cuestionara  para que desapareciera. “Por eso ideológicamente me parece un paso hacia adelante que no se secuestre a los jóvenes hoy en día. Nos oponíamos a la obediencia ciega, a los valores militaristas y la anulación del espíritu crítico, pero no se hasta dónde hemos llegado como sociedad porque nos queda un largo camino por recorrer”.

Clemente García Dominguez también protagonizó un capítulo amargo en su vida tras ser despedido como profesor de sociales en el Colegio de Las Esclavas a finales del curso pasado. Padres y madres del centro, junto con los alumnos, se manifestaron como símbolo de protesta. Para Clemente la educación tiene que tener unos valores, y la rentabilidad económica primó por encima de ellos al dedicar parte de las cuotas como centro concertado a otros asuntos que no eran los debidos.

Escucha la historia de Clemente García en Radio Oeste:

 

Recordad: Todos los programas se pueden escuchar en esta tu Webhttp://radiooeste.oyemiradio.com/ o descargando la App de Oyemiradio (para dispositivos Android).

2 comments

Gracias por comentar