Un año sin Enrique, el mendigo de Fray Luis de Granada

Posted by

enrique11

El último domingo de octubre de 2014 aparecía muerto en un cajero de la Avenida de Villamayor, Enrique, el mendigo que habitualmente pedía limosna en el semáforo de  la calle Fray Luis de Granada con el Paseo de Carmelitas. El suceso conmovió al Barrio porque Enrique se había hecho querer, se había convertido en un vecino más del Oeste. Tras conocerse los hechos, los vecinos del Barrio empezaron a rendirle homenajes espontáneos   a través de velas, flores y mensajes de cariño que demostraron el hueco que se había ganado en el corazón de todos.

La periodista Ana Belén García Carlos, que cada mañana se encontraba con Enrique camino del colegio de sus hijos, ha querido dedicarle unas líneas a modo de recuerdo y sentido homenaje en este primer aniversario de su muerte.

En memoria  de Enrique

Es como si en cualquier momento fuera a aparecer, delgado y cano, caminando hacia nosotros. El recuerdo de su sonrisa y su saludo matinal sigue grabado en la calle Fray Luis de Granada.
Conocimos a Enrique junto al semáforo. Los primeros días no le mirábamos a los ojos cuando tocaba la ventanilla del coche. Pero su insistente simpatía ante nuestros esfuerzos por ignorarle hicieron que terminásemos por dejarle entrar en nuestra vida.
Olvidamos con frecuencia que todos somos humanos. Por eso quizá, al darnos cuenta, no quisimos profundizar en el prejuicio de sus posibles errores. Nos guiamos por los momentos que compartimos. Por su forma de encarar la adversidad con amabilidad y cortesía. Por su cariño con los niños y su ausencia de victimismo.
Aprendimos a mirar con otros ojos, a valorar lo que tenemos y a ver “Enriques” en quienes pasan por malos momentos.
Hace ya un año que murió en el cajero de un banco del barrio. Pero su impronta permanece. Quienes no se conmuevan con historias como la suya carecen de corazón.
Desayunamos con noticias de personas que sufren en miles de formas, que huyen de sus vidas buscando otras mejores, vemos el dolor en nuestro propio descansillo, incluso en casa. ¿Sabremos ser mejores personas? ¿Cambiaremos nosotros y cambiaremos el mundo?
Voy a recordar esa sonrisa y a pensar que sí. Aprenderé de los espíritus sensibles. Les transmito las impresiones de dos de ellos y les invito a hacer algo por otro ser humano como el mejor homenaje para Enrique.

Samuel, 12 años
“Ojalá nunca vuelva a pasar. Es muy triste que la vida de alguien termine así. Me gustaba mucho que a pesar de no tener muchas cosas, daba a los demás, era educado y siempre saludaba y daba las gracias. Se hacía querer y todavía le echo de menos”.

Victoria, 8 años:
“Es muy injusto que la gente tenga que vivir en la calle. Enrique era muy bueno. Nosotros le dábamos manzanas y cuando tenía galletas o cosas para compartir nos daba también a nosotros. Hasta le dio a papá un juguete para nosotros. Me da pena que no esté. Le echo de menos”.

La aparición de su muerte en   Salamanca24Horas

Así recogieron los medios el emotivo homenaje que le brindaron los vecinos del Barrio  a Enrique:

Tribuna de Salamanca

La Gaceta de Salamanca

Gracias por comentar con el fin de mejorar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s